Esta mañana del sábado, un vecino acercó a la parroquia Virgen del Valle los brazaletes del tensiómetro por el que fue premiado en Suiza, documentación y la netbook que le habían robado en cercanías de la Legislatura el miércoles.

El doctor Ricardo Rodríguez Aranciva no ocultó su felicidad por recuperar este sábado a la mañana años de trabajo. Y es que un vecino acercó a la parroquia Virgen del Valle los brazaletes del tensiómetro por el que fue premiado en Suiza, documentación e historias médicas de sus pacientes y una netbook en la que trabajaba, y que le habían robado el miércoles en cercanías de la Legislatura.

En diálogo con  El Diario de la República, Aranciva contó que fue contactado por el párroco Ignacio Ortiz. “Me contó que se acercó un señor, de unos 40 o 50 años, con una bolsa y que le dijo que la había encontrado, un poco nervioso. En ese momento el párroco le preguntó `¿Que hago con esto?´, a lo que este señor contestó `ya va saber, porque le deben estar buscando´. Se puso a investigar y vio la noticia”, detalló.

Aunque no recuperó todo lo que le habían sustraído de su auto aquella tarde (un oximetro que usa periódicamente para su trabajo, una chalina, un par de lentes para leer y de sol y la mochila en que guardaba todo), Aranciva agradeció el apoyo recibido de distintos medios de comunicación, familiares y amigos y hasta del ministro de Seguridad Ernesto Nader Ali, que se contactó con él.

E incluso reconoció al vecino que devolvió lo robado. “Más allá que si fue o no quién me lo devolvió, era un trabajo con el que nos beneficiáramos todos, por los proyectos que estaba desarrollando. Agradezco que esta gente haya podido reflexionar y tomar una buena decisión y llevarlo a un lugar y asegurarse de que llegue a mí”, concluyó.

 

 
 
 
 

Traductor/Translate