De esta forma los pronósticos sobre un invierno extremo se cumplieron en gran parte, en especial el pronóstico en solitario que hice sobre el desplazamiento del Anticiclón de Siberia sobre Europa, el cual se cumplió.

nievecolectivo

El tema central del pronóstico era destacar que el invierno 2011-2012 a 35 años del  calentamiento global, iniciaba un ciclo de inviernos con temperaturas extremadamente frías  como consecuencia del deshielo ártico, y aseveraba que entre más cálido sean los años del citado calentamiento más fríos serán sus inviernos.

Según la NASA el Calentamiento Global afecta dos veces más las áreas Occidentales del Océano Ártico que a otras regiones del planeta.

Basado en lo anteriormente expuesto, considerando las evidencias sobre el descomunal deshielo ártico del pasado año 2017, es probable que el actual invierno 2017-2018 sea el de mayor intensidad en el Hemisferio Norte en esta siglo, en especial en la Región del Atlántico Norte, (Este de Norteamérica, Europa Occidental ,Región del Mediterráneo hasta el Norte de África).

 

A 42 años del inicio del calentamiento global, el extremo invierno (2017-2018) podría ser el portal que lleva a inviernos de  mayor intensidad, con eventuales temperaturas árticas similares a los fríos años de la Pequeña Edad de Hielo hasta más allá del año 2020 cuando según la NASA se inicie el próximo Mínimo Solar.

El Efecto Ártico, el deshielo ártico  como consecuencia del calentamiento global altera  los patrones de viento  y  la salinidad oceánica en el Atlántico Norte, alterando el clima de la referida región, lo cual lleva a ciclos de años con veranos muy cálidos que tienden a extenderse hasta el otoño e intensos inviernos que tienden a prolongarse  hasta la primavera.

El Ártico es parte vital de la circulación de los océanos, la cual asegura la estabilidad del clima global, el desequilibrio térmico producido por el deshielo ártico afecta el desplazamiento de los Sistemas de Bajas Presiones (Depresiones) y de Altas Presiones (Anticiclones), las Corrientes en Chorro, el desplazamiento de la Convergencia Intertropical, acelera el Ciclo Hidrológico (periodo de lluvias y sequías) y altera el ciclo climático de las Estaciones.

La prolongación del calentamiento global lleva a un mayor deshielo ártico ocasionado por veranos extremos que a su vez llevan a intensos inviernos con eventuales temperaturas árticas, lo cual podría ser repotenciado con el inicio del próximo Mínimo Solar en el año del 2020, lo cual podría llevar a parte del Hemisferio Norte a una Pequeña Edad de Hielo (Pequeña  Glaciación).

Las imágenes satelitales mostraron el pasado 16 de septiembre, la banquisa de hielo del Ártico reducida en 3,4 millones de kilómetros cuadrados, según el Centro Nacional de la Nieve y el Hielo de Estados Unidos (NSIDC). En 1979 la superficie de la banquisa era de unos 8 millones de km2, con una media de 6,8 millones en los años siguientes, lo que muestra una caída de un 50%.

Una superficie de 3.400.000 de Km2 es el equivalente de un gran espejo del tamaño de España, Francia y el mar Mediterráneo que reflejaba un entre un 60 a  90% de luz solar el cual se diluyo y  cada verano ártico la superficie oceánica durante tres meses de sol continuo absorbe un 90% de calor.

El vapor de agua es un gas de efecto invernadero que acelera el calentamiento del Ártico calentado el aire circundante  aumentando la temperatura y haciendo más cálido el verano. El gigantesco deshielo ártico, con su descomunal humedad crea las condiciones mínimas al aportar la humedad que se  convertirá en la nieve y el hielo que potenciara el  invierno.

En el año 2015 al sur de Groenlandia e Islandia, en el Atlántico Norte, la superficie del océano tuvo temperaturas muy frías durante los últimos ocho meses, según los mapas realizados por la NOAA una mancha cuadrada de color azul contrastaba con las tonalidades rojizas que abundan en el resto del planeta, lo cual podría ser parte de un proceso de la  desaceleración de la circulación termohalina del océano Atlántico.

Según un  artículo de Nature Climate Change indica que la fuente de agua dulce proviene del derretimiento de los glaciales en Groenlandia, que ahora está perdiendo más de 100 mil millones de toneladas de hielo cada año.

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM) el calentamiento global se inicia a partir de 1976 cuando el promedio de la temperatura global se elevó a en más de 0,6 °C un ritmo tres veces mayor de lo previsto.

Este año se están cumpliendo 42 años de  “Calentamiento Global Sostenido”, el más largo periodo cálido en más de mil años desde el Optimo Climático Medieval ,un periodo de calentamiento sostenido, el cual fue  interrumpido  súbitamente por una Pequeña Edad de Hielo (PEH)  un período frío según que abarcó  del año de 1550 al 1850.

Los ciclos de breves periodos de “Calentamiento Sostenido” seguidos de  “enfriamiento” se han dado periódicamente en los últimos once mil años.

Según el Met Office del Reino Unido los niveles de CO2 aumentaron en el año de 2017 en 2,5 partes por millón, para promediar las 408 ppm, de acuerdo la Organización Mundial de la Meteorología (OMM) los más altos en 800.000 años.

Según un estudio financiado por la NASA durante el profundo mínimo solar de 2008–2009, se produjo la contracción más pronunciada de la termósfera en 43 años, un 10% fue causada por el dióxido de carbono, el cual al llegar a la referida capa funciona como un refrigerante extrayendo calor a través de la radiación infrarroja. (John Emmert, Laboratorio de Investigación Naval, 19 /06/2010 Geophysical Research Letters).

La termosfera aumenta la temperatura durante los “máximos solares” y la disminuye durante los “mínimos solares”.

Es probable que las extremas temperaturas ocasionadas por el actual calentamiento global  ocasionen una inercia térmica en los océanos, repotenciada por los inusualmente prolongados ciclos del fenómeno de El Niño, lo cual  también prolonga el calentamiento global, sus inviernos con eventuales temperaturas árticas  nos recuerdan la brevedad de los periodos cálidos y la inminencia de una  Pequeña Edad de Hielo.

Vía: Tiempo (Revista RAM)

 
 
rotativas_6.gif
 

Traductor/Translate